COMUNICADO Stephanie Magón Ramírez #ColombianasEnMéxico

Agosto 4 de 2016

Ahora Sarita Ramírez Bonilla

El novio subió a la habitación a bañarse y ella prefirió quedarse en el lobby fumándose un cigarrillo. Cuando el joven notó que Sara no regresó, empezó a buscarla por todo el hotel. “Estaba muy preocupado y pidió que llamaran a la Policía, pero cuando estos llegaron lo encerraron en un cuarto como dos horas. Luego, se encontró el cuerpo de Sara”, relató Lillian. La madrastra de la joven de 22 años, dijo que, en un comienzo, la familia dudó de ese testimonio, pero ahora después de conocer el informe de las autoridades no duda en decir que “cuando vieron a esa niña sola en el lobby, los mismos corruptos se la llevaron (…) y a él (al novio) lo tuvieron retenido ilegalmente durante dos horas y sus padres tuvieron que pagarle a los policías cinco mil dólares para que lo dejaran libre”.

“Y se lo dijeron así, a rompecara, danos cinco mil dólares y te llevamos al aeropuerto de Cancún para que te largues. Un muchacho de 22 años tuvo la oportunidad de salvarse la vida y no hay aquí dos familias sufriendo”, relató la mujer a El País.

Mientras la Procuraduría de Cancún entregó a medios de comunicación mexicanos la versión de que Sara se había caído del sexto piso en total estado de ebriedad, los padres de Sara exigían una explicación. Fue cuando una nueva irregularidad se presentó, “las autoridades les dijeron que si querían llevarse el cadáver de la joven tenía que ser cremado”.

Comunicado de la comunidad colombiana en México

Ciudad de México, 2 de agosto de 2016

Dr. Miguel Ángel Mancera
Jefe de Gobierno de la Ciudad de México

Lic. Rodolfo Fernando Ríos Garza
Procurador General de Justicia de la Ciudad de México

Dra. Perla Gómez Gallardo
Presidenta Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México

Dra. María Ángela Holguín
Canciller de Colombia

Dra. Patricia Cárdenas Santamaría
Embajadora de Colombia en México

Dra. Jaqueline Espitia Arias
Cónsul General de Colombia en México

A los medios de comunicación y a la opinión pública.

Las mujeres migrantes colombianas en México manifestamos nuestro total repudio e indignación frente a los actos de violencia y feminicidios que se han venido ejecutando en la Ciudad de México en los últimos años.
Apenas hace un día nos reuníamos para conmemorar el asesinato, aún impune, de Mile Virginia Martin, una de las víctimas del múltiple homicidio cometido el año pasado, en un departamento de la Colonia Narvarte. Su muerte ha sido el más desafortunado ejemplo de la estigmatización y revictimización promovida a través de los medios de información a raíz de su nacionalidad, género y oficio.

A primero de agosto nos enteramos del feminicidio otra compatriota, Stephanie Magón Ramírez. De la misma manera, se quiere oscurecer con prejuicios un caso de extrema violencia y crueldad hacia la mujer. Entre 2013 y 2016 han ocurrido al menos 3 feminicios de jóvenes colombianas en la Ciudad de México: Diana Alejandra Pulido, Mile Virginia Martin y Stephanie Magón Ramírez, las tres, muertas/asesinadas en circunstancias violentas. En los tres casos esta realidad se ha ocultado bajo la estigmatización y revictimazación por su condición de mujeres, colombianas y migrantes. Según datos de la ONU, en México 7 mujeres son asesinadas cada día. El homicidio doloso de mujeres conocido como feminicidio, al igual que las agresiones sexuales y la violencia doméstica son un problema de extrema gravedad que, hasta ahora, no ha encontrado una respuesta satisfactoria en México.

Lamentablemente, la vulnerabilidad de las y los migrantes colombianos en México no se agota en los feminicidios. Casos como el de Helio Rodrigo Toro Valenzuela, desaparecido en Veracruz después de ser “levantado” por miembros de la Fuerza Civil de Poza Rica apenas hace unos meses; o el de Nino Colman Hoyos Henao, inculpado por policías de la Ciudad de México y condenado con un proceso que implicó tortura y violación a sus derechos; o los homicidios de Carlos Mejía Contreras, Carlos Arturo Marulanda Orozco, Jorge Armando Muñoz Hincapié, Francisco Javier Agudelo Gómez y Yolme Badi Osorio Cano, los cinco jóvenes asesinados en Veracruz el año pasado, demuestran que la situación de violencia en México es generalizada, y que las autoridades competentes deben reforzar las medidas de seguridad y protección para todos, migrantes, residentes y nacionales.

De la misma manera, es urgente que se respeten los protocolos en materia de derechos humanos establecidos en los distintos tratados ratificados por México y, con ello, garantizar medidas satisfactorias de verdad, justicia y reparación tanto a las víctimas de los diversos delitos como a sus familiares. Tan importante como procurar un manejo discreto de la información que mantenga la dignidad a la que tienen derecho para dignificar el nombre de las personas violentadas. Solicitamos a los medios de comunicación una responsabilidad ética en el cumplimiento de su labor informativa sobre las diferentes situaciones de violencia que se presentan en México: no pueden seguir revictimizando y estigmatizando.
Exigimos a las autoridades competentes:

· Garantizar el derecho a la vida de las colombianas y colombianos en México.
· Garantizar el cumplimiento de todos y cada uno los derechos de las y los migrantes, establecidos por la ley mexicana. Particularmente los derechos a la dignidad humana, a la seguridad jurídica, al debido proceso y a no ser criminalizados/as.
· Activar las alertas correspondientes para atender con urgencia la grave situación de violencia y violaciones a los derechos humanos que están sufriendo las colombianas en México.
· Justicia para Alejandra Pulido, Mile Virginia Martin y Stephanie Magón Ramírez.

· Justicia para Carlos Mejía Contreras, Carlos Arturo Marulanda Orozco, Jorge Armando Muñoz Hincapié, Francisco Javier Agudelo Gómez y Yolme Badi Osorio Cano.
· Investigación seria sobre el caso de Helio Toro Valenzuela.
· Claridad e investigación del caso de Nino Colman Hoyos Henao.
Al Estado colombiano le exigimos garantizar que los procesos de investigación, justicia y reparación a las víctimas de connacionales en México para que no queden en la impunidad. Así mismo, apoyar a las familias que en todos los casos tienen que afrontar solas estas graves situaciones.
Este domingo 7 de agosto nos encontraremos a las 4 de la tarde en el Parque Hundido para rendir un homenaje a las víctimas y exigir el respeto por la vida de las colombianas y del resto de mujeres que viven y trabajan en México. Porque no nos quedaremos en silencio mientras nos siguen matando, estigmatizando y revictimizando.

En México, ser –mujer- colombiana es una situación de riesgo.
Colombianas y colombianos en México

muevetexcolombia@gmail.comColombianasEnMéxico

Anuncios

Un comentario sobre “COMUNICADO Stephanie Magón Ramírez #ColombianasEnMéxico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s